No, a ella no le gusta eso: 7 ideas distorsionadas sobre el sexo que muchos hombres tienen

  • Viernes, Sep 08 2017
  • Escrito por 
  • tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Cuando se trata de sexualidad cada persona y pareja es un mundo. Sin embargo, existen ciertas ideas preconcebidas en la sociedad que distorsionan la visión que tenemos del sexo.

“Cuando se trata de sexo, hay una amplia gama de preferencias. Esto significa que no hay un movimiento que satisfaga a todos. El hecho de que a tu última pareja le encantó algo no significa que a tu nueva pareja también, o simplemente porque viste una posición en una escena porno no significa que tu pareja quiera hacerla”, dice la sexóloga Shana Katz.

Para que tu vida sexual sea más placentera, a continuación te explicamos algunas ideas distorsionadas sobre la sexualidad que muchos hombres tienen.

1. Creer que enviarle fotos de sus partes íntimas la excita

A diferencia de los hombres que se estimulan más con fotos de las partes íntimas femeninas, a las mujeres no suele sucederle lo mismo.

“La mujer prefiere recrear algo, a que se lo presenten en bandeja. Es muy probable que nos excite más ver a nuestro actor favorito vestido de Armani que tal y como Dios lo trajo al mundo”, explicó la fotógrafa erótica barcelonesa, Sarah Pain, al diario El País.

De hecho un un seminario llamado Vision and Difference: Transcending the Gaze realizado en Nueva York, llegó a la conclusión -después de hacer pruebas con mujeres- que para ellas un hombre desnudo solo no era tan erótico. Ellas lo preferían acompañado de una mujer y en una pose que cuente una historia y estimule la imaginación. E incluso, a muchas mujeres les parecía más erótico ver a una mujer desnuda que un hombre.

Por eso, enviarle a una chica que te gusta fotos de tus partes íntimas es una mala idea.

2. Hacer que una relación sexual dure una eternidad

Un estudio realizado por los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani, de la Universidad Estatal de Pensilvania o Penn State, concluyeron que una relación sexual placentera -sin contar el juego previo- dura entre entre 7 y 13 minutos.

Las relaciones sexuales demasiado largas en realidad son agobiantes, ya que el nivel de excitación comienza a disminuir junto con la lubricación, dejando de ser placentera.

La sexóloga española Francisca Molero, afirma que “últimamente empezamos a ver cada vez más casos en los que ellos tardan mucho en eyacular o no lo hacen”.

“Estos casos pueden ser consecuencia de la toma de determinados antidepresivos, el consumo de alcohol o drogas o problemas de próstata, diabetes o infecciones urinarias. Pero cuando no hay ninguna de estas patologías, uno de los motivos más comunes es una determinada practica masturbatoria. Es decir, personas habituadas a masturbarse en casa viendo videos porno, que emplean siempre la misma estrategia: unos estímulos muy fuertes -como son las imágenes pornográficas- y un ritmo más acelerado que el que suele haber en una situación de sexo compartido, por lo que a la hora de mantener relaciones con alguien tardan más tiempo que en solitario”, indica.

“La idea equivocada de que los mejores en la cama son los que más duran entronca con otra fantasía, muy extendida, la de que hay que llegar al clímax a la vez, lo que hace que muchos hombres retarden intencionadamente sus orgasmos para coincidir con los de su pareja, lo que a la larga puede producir problemas”, expone.

3. Ir directo a los genitales femeninos

Como a muchos hombres les gusta ser estimulados directamente en los genitales, sin preámbulos, creen que las mujeres desean lo mismo.

La experta en sexualidad, Odette Freundlich, explicó hace un tiempo a BioBioChile por qué ocurría esta situación. Ella citó un estudio sobre las zonas erógenas y la relación con la zona cortical del cerebro, publicada en la Revista de Neurociencia Córtex.

Esta investigación mostró que las mujeres son más sensibles que los hombres en las diferentes zonas erógenas. Fuera de las zonas primarias como el clítoris, vagina, glande, testículos, se encuentran otras zonas como cuero cabelludo, ojos, orejas, labios, lengua, cuello, pezón, cintura ombligo, muslos y pies.

En otro estudio realizado se estudiaron cuáles son las zonas más reactivas, estableciendo un grado de sensualidad de 0 a 10 y se encontró lo siguiente en las mujeres:

El clítoris (9,1), la vagina (8,4), los labios (7,9), el cuello (7,5), los pechos (7,3), los pezones (7,3), la parte interna de los muslos (6,7), la nuca (6,2), las orejas (5) y finalmente, el ano (4,7).

En el caso de los hombres, en el primer lugar se encuentra el pene (9), los labios (7), los testículos (6,5), la parte interna de los muslos (5,8), el cuello (5,6), los pezones (4,8), el perineo (4,8), la nuca (4,5) y las orejas (4,3).

En las mujeres se encontró hasta seis zonas erógenas con una puntuación superior a siete y en los hombres sólo dos.

Esto nos explica por qué los hombres prefieren ser estimulados directamente en el área genital, específicamente en el glande a diferencia de las mujeres que poseen diversas zonas erógenas además de los genitales.

Por eso es bueno que exista el juego previo, ya que sin él una mujer podría no tener una adecuada lubricación natural, lo que puede causar dolor en la relación sexual, y ver disminuida la sensibilidad de su piel. La solución es simple, dedicar al menos 20 minutos al juego previo y ser creativo. Esto puede implicar masajes y caricias. También puede incluir decirle algo muy sensual o tener una cita romántica, sugiere Malone.

En conclusión y como consejo para ellos, NUNCA ir directo a los genitales femeninos.

4. Pensar que el orgasmo es lo más importante

Christine Milrod, investigadora sexual, terapeuta y autora de libros de sexualidad, explica a la revista Men’s Journal que “quizás gracias a los medios de comunicación masivos y la pornografía, los orgasmos son vistos como la finalidad de todo”.

“Si bien es bueno querer darle a tu pareja ese placer, obsesionarte con el orgasmo no es una decisión inteligente. Este error es el que más a menudo conduce a la ansiedad por el rendimiento sexual e incluso puede desencadenar disfunción eréctil en hombres jóvenes sanos físicamente”, añade

Además, esto también puede presionar a tu pareja a llegar al orgasmo. Como solución, Milrod sugiere que dejes que tu cerebro se apague, dejes de juzgar y sólo te dejes llevar en el sexo.

Reece Malone, sexóloga y terapeuta sexual dice que la gente debe entender que no todas las personas tienen siempre orgasmos y que un montón de gente disfruta del sexo inmensamente con o sin orgasmo.

5. Ser muy serio

Muchas personas olvidan que el sexo es algo divertido. Si estamos demasiado enfocados en lo que estamos haciendo, en cómo nos vemos, o lo que debemos hacer a continuación, el momento no será tan placentero. Todos los expertos coinciden en que en el sexo necesitas relajarte.

Debes soltarte tanto física como mentalmente. “La gente se olvida de reír. El sexo es divertido y gracioso. Está bien reírse cuando hay ruidos extraños, tu perro salta sobre la cama, o alguien se cae de la cama”, dice la sexóloga Shanna Katz.

Malone recomienda a los hombres desplazar la atención hacia el placer y las sensaciones mutuas, para poder relajarse y disfrutar.

6. No hablarle

Los expertos coinciden en que la intimidad siempre mejora si hay una buena comunicación. “Incluso si se trata de un encuentro corto, debes ser capaz de tener un cierto nivel de comunicación a fin de que ambos se sientan satisfechos”, dice Katz.

Los especialistas recomiendan que la comunicación sea una prioridad. Eric Marlowe Garrison, sexólogo clínico, dice que las personas deben comunicarse antes, durante y después del sexo. Durante el acto sexual, pequeños consejos como “mover hacia la izquierda” o “parar” pueden ser útiles. Antes del sexo, Garrison sugiere hablar de lo que no te gusta tanto, lo que te gusta más, y lo que la otra persona hace que te encanta.

7. Acariciarla sólo en la cama

Diana Resnicoff, psicóloga y sexóloga clínica argentina señala al diario Clarín que “si bien todos los varones han escuchado sobre la importancia de las caricias previas, algunos ignoran que éstas empiezan mucho antes de entrar a la habitación”.

“Para sentirse sexualemente dispuesta, una mujer necesita sentirse cortejada y seducida, necesita que su pareja le demuestre cariño, y no la bese y abrace únicamente cuando busca un encuentro sexual”.

Esto quiere decir que también la abraces, la beses y le digas algo dulce en medio de la cotidianeidad, haznos caso y verás como tu relación y tu vida sexual, mejora.

Enlace:http://www.biobiochile.cl/noticias/hombre/datos-hombre/2017/01/21/no-a-ella-no-le-gusta-eso-7-ideas-distorsionadas-sobre-el-sexo-que-muchos-hombres-tienen.shtml


Visto 3731 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Salud

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Publicidad

 

 

CONTADOR DE VISITAS

7249792
HOY
AYER
ESTA SEMANA
ULTIMA SEMANA
ESTE MES
ULTIMO MES
VISITAS EN TOTAL
855
5512
6367
7206049
158751
181093
7249792

Su Ip: 54.225.39.142
Fecha y Hora: 2017-09-25 05:03:49

Link de Interes